Letras

DELIRIO

(1) Camaleón

(Gerardo Pablo)

Yo no sé que voy a hacer mamaíta

¿Porqué a mí me dio por cantar

lo que canta el juglar cuando te hace pensar

sin mover las caderas?

Hay una canción que es prudente,

no como quiera se engalana y se entrega.

Opina, rasga y cuestiona al oyente,

pero te cuesta descubrirla aunque quieras.

Yo me la paso correteando a su cariño

y mendigando por las noches en vela.

Una canción que siente

y que no se remata en las esquinas,

según seguirla es caminar como el cangrejo

o hallar la paja agazapada en un montón de agujas.

Y yo no paro por mi son,

aunque me abrume la cabeza,

si me depara un ventarrón,

o si lo encuentro entre mis piernas.

Listón,

Capricho de mis ayunos,

porta guayabera si le da la gana,

saca al bongosero de carril,

se esconde más que un cabecín de ajonjolí.

Cuando la timidez me embriaga ella se pone minifalda,

cuando quiero bailar me quita un borceguí,

miro a la Luna y me regla un caramelo,

me ata las manos y se acuesta junto a mí.

Re La Mi Do Sol La Si

busco a la niña que le bailan las pestañas,

la vi escondida en el silbar de un camarero

y dando de brincos se acurruca en tu perfil.

Chiquibirito cun cun ye!

que me cuesta tanto

pa´ que te guste a ti

Chiquibirito cun cun ye!

que me cuesta tanto

pa´ que te guste a ti

Lunares negros del son montuno,

caña de pescar que con campanas ata,

cuadra al sincopado bailarín

-le habla de “tú”-,

le guiña un ojo

y le acomoda el corbatín,

pero en mi empeño de brindar me da café con leche

y de la buena voluntad no tapa mi talón.

Entre una sábana una samba que me baila y crece

y agazapada una balada llora en mi cajón

que no se apaga con el tango de mi vida,

hasta que atrape al camaleón de mi canción.

(2) Delirio

(Gerardo Pablo)

Yo sé que tu me has dado

mucho más de lo que me merezco y lo que no.

Me dice el corazón que de este lado de la almohada

no hay despertador

sin la luna virtud del ruiseñor,

sin un tirón de fe.

Ya tu sabrás que no soy capaz

de contar lo que me encontré.

Ya sabes que me ha dado por buscarme

y encontrar la suerte en donde no.

De vuelta tu mirada me recuerda reposar

la suerte entre tu flor.

Si me curo en salud por el rencor,

si me vuelve a encontrar la sed,

si desgarra mi paz la soledad

y un invierno brota en mi piel.

Sin promesa y sin nombre

no hay juez mas vil que yo,

sin luto que me asombre:

no me hizo ver mejor.

Tengo un poco de algodón

que de niño robé a una nube;

polvo de ángel sobre mi sombra obscura

que no ha podido olvidarte, créeme.

No hagas mas preguntas,

toma todo y en la madrugada piensa en mi.

Lirio del agua,

delirio del agua dulce,

nube algodón de azúcar

mi son de caña

del ron que ronda en nubes,

del otro lado de las nubes

que no puedes ver:

Pídele a Dios que vuelva de nuevo luz

lo que siempre es luz.

(3) Las Viejas Sombras

(Gerardo Pablo)

Las viejas sombras de mi soledad

junto a mis ganas de verte

y mis cansados pies,

sin aliento se desploman.

Hace mucho y tanto tiempo

me hice sombra a mi solito.

Y saldrá el sol sin temor, sin excusas,

si tu señuelo después de fruta

se vuelve luz también.

Si en la esperanza de ver que es posible

mis notas no alcanzan

y se hacen piedras mis semillas en tu flor.

Supón que duela tanto,

que ya no pueda distinguirte en lo sutil, lo religioso

y que al final de este arrullo se quiebre mi voz:

perdona que no recuerde a dónde dejé el amor.

Y saldrá el sol sin temor sin excusas,

si tu señuelo después de fruta

se vuelve luz también.

(4) Fauna Doméstica

(Gerardo Pablo)

Yo era una abeja que no encontró la salida por donde entró,

era un zumbido terco y más desafinado

que el que canta tu congelador.

Una horrenda palomilla que mastica tu ropa mas leve,

el mosco en tu frutera,

una polilla en tu nariz de madera,

una comezón sobre ese pliegue de tu pantalón.

Yo era el suspiro de alivio en la mosca

que puso un lunar sobre tu retrato.

Fui un gorgojo -un mordihuí-

que sobre un frijolito se aburrió de ti.

Fui la mosca que en tu sopa pataleaba intentando salir,

una hormiga obrera detrás de un beso caramelo

que cierra una cicatriz,

era una araña que desluce el tapiz.

Yo voy a hacerme un diente de león,

que con el viento vuelen mis semillas

y voy a sacudir mi colchón

de toda mancha que no sea la mía.

Yo quería ser tu gusano de seda

y abrir camino en tu vestido azul

pero nací podrido en la manzana

roja que sobró y que no quisiste tú.

Yo era el zancudo encallado del fino brillo de tu candil,

fui una mosca macho verde y miraba

que otras dos moscas volaban pegadas sin más.

¡Qué duro es ver nacer larvas de amor!

cuando mi cama es una telaraña de desilusión.

Yo voy a hacerme un diente de león,

que con el viento vuelen mis semillas

y voy a sacudir mi colchón

de toda mancha que no sea la mía.

Yo voy a salpicarle al reloj

un cuento que dilate tus pupilas,

voy a prenderle fuego al dolor:

No volverás a ver

mis derrotadas alas en tu casa

y que no quepa duda,

voy a sobrevivir.

(5) Tren de Vapor

(Gerardo Pablo)

Sé de ti

como el niño al que hicieron el hombre de casa sin preguntarle.

Se de ti,

como se del que no se le da el dibujar

pero abraza con un alquimista secreto.

Y se que la cerveza te hace daño

y se que “El Principito” es tu pasión.

Cada recuerdo es un dragón,

talvez por esto mi canción comience así.

Tu misterio a veces lleva una franja en el pecho,

el disfraz que llevamos dentro

lo conservamos consecuentes

por resguardo a nuestro tiempo sin matiz.

Cada recuerdo es un dragón,

mi niño viaja en un vagón

y yo que sigo sin saber muy bien

lo que puedo hacer por ti.

Pero aunque no se muy bien,

mientras tanto habrá alguna razón

que nos guarde de pie por aquí

Mira,

Ya visitarás a Sara y puede que también yo encuentre a Johana

y no me vengas a decir que -hoy no es tu día-,

no me vengas a decir cuál es tu precio.

Y aunque sabes, no soy el más fiel

voy a verte llegar disipando el temor

en el tren de vapor de tus sueños.

(6) Canción de Calma

-canción de cuna para mayores de cuarenta-

(Gerardo Pablo)

¡Traigo canciones gordas

como navidades con pavo de doble pechuga!

Traigo tonadas verdes

pa’ vegetarianos con aceituna y lechuga.

Traigo la dieta de la Luna y una pata de conejo,

¡Acitrón de la fortuna!

Traigo un son carabalí.

Si un mal café y la soledad

son tus “perjúmenes” mujer,

no busques agrandar tu cárcel de oro.

Mejor tu busca la canción pa’ escapar de casa:

con la maleta ve a la alacena

y abre el cajón de los deseos,

dale a tu piel

una salada canción de calma mi muñeca vestida de azul

que un lunes de color dará el matiz

que plante besos en tu cadera.

¡Viva la sangre que trae la Luna!

¡Viva el vestido que alegre va!

¡Viva quien vuele de su ventana

hasta las campanas de Catedral!

Si un bisoñé y algún desliz ya no levanta al rey

y Caperucita extraña mucho al lobo.

Si lo que buscas es el sabor que dio a tus madrugadas

la menta, la uva y la hierbabuena

por los pezones de miel que bailaban

sobre las sábanas que ahora sueñas:

Sal del rincón de esos recuerdos

dale a tu piel un río sensual de canción de calma,

Gavilán, ya no tengas frío.

Calma,

que a algún mar llegará tu río.

¡Viva el cencerro del toro viejo

que en su canícula no halla paz!

¡Viva el que vuele de su ventana

hasta las campanas de Catedral!

(7) Como dicen

(Gerardo Pablo)

Pienso y repito

que no hay mas calma que la espuma en tu rubor

cuando imagino que cada beso y su chasquido

me roba el néctar de un limón, sin compasión.

Vamos a querernos como dicen los abuelos,

que el amor que necesita amor

también precisa un hábito exclusivo

-de tu oreja voy sujeto-.

No sé si al fin fue tu piel

la que encantó a mi corazón sin compasión.

Ya no pregunto porqué,

sólo me entrego a su caricia y su favor.

¡Ay! Calor que llegas en medio de aguaceros.

¡Ay! Sudor del trópico que entintas mi sombrero,

aturdiendo sin excusa

y descubriéndome a la musa que yo quiero.

Dame un solo beso

que me valga por un ciento de deleites,

de esos que estila mi provecho.

Calma con tus manos todo el circo de derroches,

que la carne entre las mías

me enajena.

Vuelca todo el éxtasis de un sábado en la cama,

que besarte a media espalda es mi amuleto.

Vamos a querernos como dicen los abuelos.

Que el amor que necesita amor

también precisa un hábito exclusivo.

Como el goce de mis manos

en el éxtasis que llega

por tener que reinventarme en tu vestido.

Por saber que quiero sólo estar contigo.

(8) Paloma

(Gerardo Pablo)

De día la niña dejó su papalote atado en el suelo

y esperando como siempre

soltó el cordel a la corriente.

Volvió más tarde y notó

que todo el cordel lo tensaba el viento

y como nunca había pasado,

se tapó con sus manitas el sol y buscó

-como para ver mas lejos-,

hasta dónde había volado su cometa

y jaló.

Y jalando fue hilando

y jalando…

y no lo vio.

Y fue hilando

y jalando, fue hilando

…y no llegó.

Perdió la calma en tanta noche

que al momento de escoger

no supo si seguir jalando

o si soltarse del cordel.

Pero llegó la lluvia y ya no pudo esperar más.

Sintió que a nadie le importaba,

y voló para encontrar cometas.

Y desde arriba fue que vio

como en toda la Habana vida nevó.

Y volando buscaba

extraviando una razón.

Y fue andando

y rodando

llegando a un callejón.

Y así como las palomas durmió afuera de la Catedral.

Y así como caen estrellas,

yo bailaba cerca de ella y a mis brazos llegó.

Y bailando,

va hilando

y bailando va.

Y volando,

va hilando,

bailando una canción.

Y volando,

bailando,

va hilando el corazón.

¡Ay! Uno no sabe si a dónde o si acaso

se platican los sueños de amor.

Paloma algún secreto guarda,

Paloma ayer me lo contó:

Que “-no es muy tarde para un beso-“,

y que conmigo ayer siguió siendo Paloma

y sin quererlo,

le nacieron mariposas a su pecho.

(9) Palma de Paciencia

(Gerardo Pablo)

Mujer,

soportando tu ausencia voy

con una palma de paciencia

que me distraiga y me traiga tu piel

cuando menos te tengo yo.

Después de ir abonando al cielo lo que me pida,

de ir abriendo mi agonía con tus labios

y de tal suerte,

sopesar la duda con la zozobra de ya no verte:

Mi amor,

no me des tu muerte,

dame tu vida,

no tu partida,

no me claves alfileres al tocarme.

¡Ay! de la nostalgia al mar en la ciudad nos llueve.

¡Ay! por las olas del mar tu recuerdo me pierde.

Quiero irme corriendo bien lejos

y de donde esté ir llamándote

pa’ que me veas cada vez mas chiquito,

para que veas que también de lejos no sé de mi,

por ti.

Mi piel resiente el calor de tu bahía,

mi lengua sabe lo que es difícil vivir

por saber sin querer,

que aquella mujer talvez nunca será para mi.

Quiero ir recorriendo tu pecho

para convencerte que hay quien

por el cardúmen sutil de tus besos,

sembró una palma trenzada de excesos en tu jardín

y así,

por tanta noche en que pienso en ti,

mientras una de mis palmas la llevas de esclava,

la otra reserva sospechas

y espera a que si el látigo de tu desprecio aparece:

Se lance al rescate

y la arranque de tajo

y te diga que aquí se acabó.

(10) Entre azul y buenas noches

(Gerardo Pablo)

Cuando salgas del teatro

y con el tiempo un aguacero te recuerde a mí.

Cuando “zapatero a tus zapatos”,

cuando “que Dios te bendiga”,

cuando queda poco por decir.

Cuando a los sueños les carcome una verdad que mienta,

cuando a mi empeño le has dejado una ventana abierta,

cuando la noche siga dándonos alcohol,

cuando las ganas de escapar nos duelan menos,

cuando de veras amor con amor se pague,

cuando hagas tuyos los caminos donde fui y te busqué

yo no sé si a la luz de los caminos vuelva a verte

y siga andando nuestro amor a tiempo.

Cuando me niegues tres veces,

cuando descubras todo lo que me robé.

Cuando se terminen tus reproches,

cuando comprendas mi aventura

y su porqué:

Quiero que mi última canción no sea en silencio.

-quise tapar con un Sol grande nuestro error-.

Vuelve por mí, que tu desdén me abruma,

fuera de aquí no sé mirar la Luna en ti.

Y yo no paro mi canto por más que me digas,

por más que tu quieras, por más que me digas:

“por lo que más quieras, vete”,

si al correr de los caminos

vas dejando tu sonrisa, dibujándola

entre azul y buenas noches.

“¿De qué manera te olvido?”